Tarta de queso clásica

Bueno, voy a enseñarte mi receta de tarta de queso clásica, la de toda la vida. Es una de las tartas más fáciles y rápidas de preparar. Ya veras que podrá hacerla sin ningún independientemente de la las habilidades que tengas en la cocina.

Lo primero que hacemos, como no puede ser de otra forma, es preparar todos los ingredientes que vas a emplear. Así que mirate la lista de ingrediente que te espero.

Ingredientes:

  • 20g. de queso crema
  • 4 huevos grandes
  • 1 yogur natural
  • 1 baso nata líquida (250ml)
  • 1 baso de leche entera
  • 1 baso harina
  • 1 baso y medio de azúcar
  • 1 sobre de levadura

¿Ya tienes todos los ingredientes preparados para preparar la receta de tarta de queso clásica? Pues empezamos!

Lo primero que tienes que hacer, es precalentar el horno a 180ºC, arriba y abajo. Mientras tanto el horno coge la temperatura adecuada puedes ir elaborando la masa de la tarta de queso. Prepara un molde para la tarta. Preferentemente un molde redondo y si es posible que se pueda desmontar. De esta forma te sera más fácil trabajar. Para evitar que posteriormente se pegue la tarta al molde, engrasa un poco el molde con un poco de mantequilla y una pizca de harina.

Molde de horno desmontable redondo de 22 cmPara preparar la masa de la tarta, coge un recipiente y pon en el, los huevos, la leche, la nata, un yogur natural, el queso crema y el azúcar que has preparado antes. Ahora mezcla todos los ingredientes hasta formar una crema. A continuación y sin dejar de batir, añade poco a poco la levadura y la harina tamizada. Sigue removiendo para que no quede grumos y deja reposar la masa mientras se acaba de calentar el horno.

Cuando el horno alcance los 180 grados, pon la masa en el molde y déjalo unos 45 minutos. Si durante el tiempo de horneado ves que la tarta sube mucho, no te preocupes. Acabara menguando hasta tener un tamaño normal. Una vez pasados los 45 minutos, si ya está dorada, comprueba si la tarta esta suficientemente hecha por dentro pinchándola con un cuchillo. Si este sale limpio, ya puedes apagar el horno y dejar enfriar la tarta de queso dentro del horno con la puerta abierta.

Una vez el pastel se haya enfriado completamente, sácalo del molde y pon la tarta en un bandeja. Para finalizar, recubre la parte superior con una capa de mermelada. Aquí puedes escoger el sabor que te guste más.

Ya tienes una tarta de queso tradicional preparada para servir. Espero que te haya gustado esta receta.

A… por cierto, si estas en verano y no te apetece encender el horno, quizás prefieras probar la receta de tarta de queso sin horno.